“A luchar por la justicia” nos dice Máximo Alfaro en su programa a través del Facebook

Sentado frente a la cámara de su computador, el ex futbolista profesional peruano Máximo Alfaro Boza viene produciendo desde hace algún tiempo un interesante programa que lo difunde en directo a través del facebook, donde realiza comentarios, denuncias y entrevistas, principalmente las relacionadas con las problemáticas que afectan el deporte de su país.
El programa cuenta con una gran cantidad de seguidores que se identifican con su estilo directo, y por la sinceridad que se siente cuando nos hablan utilizando el lenguaje “de barrio”, es decir, sin protocolos, como dicen, sin mucho “bururú” o “de frente al grano”. Por supuesto de vez en cuando matizados con algunos amenos ‘Chistecitos”, “chaplineando” a su invitados, o recordándonos con alguna anécdota nostálgicos momentos de los buenos tiempos. Pero eso sí, sin salirse de principal objetivo, que es, tratar de poner orden en los más recónditos espacios donde se mueven nefastas energías que tanto daño hacen al deporte en el Perú.
Alfaro, es una persona conocida y querida en su amado Breña, su barrio de toda la vida, un afecto que se hizo extensivo a otros lugares del Perú por haber jugado por diferentes equipos amateurs y profesionales como la U, Alianza lima, Defensor Lima, Atlético Torino de Talara, Deportivo Municipal, entre otros. Sin embargo en medio de su carácter jovial, sencillo, humilde y siempre con la “chispa encendida” -como la de todo palomilla de barrio- tenemos a una persona centrada, que trata de hacer lo que para muchos es imposible, detener a las mafias que tanto daño le hacen al deporte nacional.
“El problema y lo que más me duele tío, es que se juegue con los sentimientos de los más débiles, que a cada momento se destroce la ilusión de tantos niños que buscan en el deporte un futuro feliz… Yo fui muy pobre y luché mucho para conseguir mis objetivos y gracias a Dios lo logré, pero en mi trayectoria profesional pude percatarme del daño que hacen algunos dirigentes, al olvidarse que en sus manos está el futuro no solo del deporte peruano, sino el destino o el porvenir de muchos niños y jóvenes, muchos de los cuales frustrados y decepcionados, terminan en la indigencia o en la prisión”. – Nos dice Máximo, sumamente indignado.
No vaya a pensarse que este animó de poner las “cosas en su sitio” afloró en Máximo recientemente. No… El año de 1996 ocurrió un acontecimiento de gran resonancia periodística: Por primera vez, se denunciaba un caso de soborno en la historia del fútbol profesional peruano; cuando el entonces presidente del club Universitario de Deportes Alfredo “el gordo” González y su jefe de equipo José Mallqui a través de un emisario, intentaron sobornar a tres jugadores del Atlético Torino de Talara para que se dejen vencer; una denigrante actitud que fue denunciada inmediatamente por Máximo Alfaro, que en ese tiempo fue uno de los futbolistas implicados, un escándalo que llego hasta las esferas de la FIFA y que puso en serios aprietos a esos desleales dirigentes deportivos… Pero que al final -lamentablemente como siempre- No pasó nada.
Esta ejemplar actitud de Máximo, no solo puso en alerta a muchos dirigentes espurios, sino que nos mostró que en el Perú tenemos muchas personas dispuestas a conservar su honor sin importarles las consecuencias.
Su programa va por las noches a través del Facebook y usted lo encuentra en su página únicamente colocando el nombre “Máximo Alfaro” véalo, participe la van a pasar bien, se los recomiendo, o recomiéndelo usted para que otras personas se aúnen y quizá esos malos peruanos creen verguenza, o conciencia y enrumben por el camino del bien.

Y como te decía. Willy Hurtado -nuestro querido “Cigarrón”-…  Buena Alfarito no hagas caso a los sapos rabiosos y tire pa’lante.”

                                                                                          VIVA EL PERÚ

 

Periodista: Roberto Revoredo Castro
Agencia Brasileira de Noticias / Brasil

Agregue un comentario


ALIADOS:  » Flavio Pereira   » José Fuertes   » Lima Norte   » APLN