Crecimiento de la economía China tuvo un impacto positivo en la economía brasileña

El crecimiento superior al esperado de la economía de China tuvo un impacto positivo en la economía brasileña, favoreciendo el sector primario y promoviendo un fuerte crecimiento de los agronegocios dentro del estancamiento económico que vive el país.
Este es el análisis del profesor de Economía José Luiz Oreiro, de la Universidad de Brasilia (UnB), tras conocerse el desempeño de la economía china en el primer semestre, con un crecimiento del 6,9 por ciento según datos oficiales divulgados la semana pasada.
Según Oreiro, ese crecimiento mantuvo en niveles favorables los precios de los productos de exportación brasileños, como el hierro y la soja, lo que compensó parcialmente la parálisis de otros sectores.
“En el primer trimestre, el único sector en Brasil que presentó un crecimiento real fueron los agronegocios, que tuvieron un aumento del orden del 13 por ciento. Y el acero registra precios razonables debido al crecimiento de China. Así pues, el crecimiento adicional de China fue una buena noticia para la economía brasileña”, señaló.
A su juicio, esa aceleración china, aunque sea dentro de los márgenes previstos es también importante para dar mayor impulso a la economía mundial, en un momento en el que “parece que está poniendo la tercera marcha”.
Con relación a los desafíos futuros, consideró que China tendrá que reducir su “enorme tasa de ahorro” para sostener un modelo de crecimiento más volcado en el mercado interno.
“La tasa de ahorro interna de China está próxima al 50 por ciento del PIB. No es una tasa compatible con un país que ya es la segunda economía del mundo. No da para continuar aumentando la capacidad productiva al ritmo en el que lo vino haciendo en los últimos 20 años porque no existe mercado consumidor en el mundo para eso”, explicó.
Para reducir la tasa de ahorro, precisó, China tiene que comenzar a imitar a los países desarrollados en lo que se refiere al estado de bienestar social.
“Tendrá que implantar políticas de seguridad social, jubilación pagada por el Estado, un sistema de salud público y universal… Con eso conseguirá reducir la tasa de ahorro y promover el consumo porque si el chino medio sabe que no necesita ahorrar más para pagar una hospitalización entonces podrá comprar más bienes de consumo”, dijo.
En su opinión, “esa es la transición que China precisa completar, en la cual el consumo tendrá una participación en el PIB mayor de la que tuvo hasta ahora. En las últimas décadas, la economía china avanzó básicamente por las inversiones y las exportaciones; ahora debe dar un papel mayor al consumo”.
Sobre las perspectivas para la economía brasileña, que viene de caídas del PIB del 3,8 por ciento en 2015 y el 3,6 por ciento en 2016, Oreiro esperó un segundo semestre “muy malo”.
En el primer trimestre, la economía brasileña registró un ligero crecimiento debido a la producción excepcional de soja y de granos, pero ese efecto no va a continuar, puntualizó, y previó que el crecimiento de 2017 será del 0 por ciento.

 

Agregue un comentario


ALIADOS:  » Flavio Pereira   » José Fuertes   » Lima Norte   » APLN