Fiscales de 11 paises que investigan caso Lava Jato se reunieron en Brasil

BRAZIL-CORRUPTION-ODEBRECHTFiscales de 11 países se reunieron el viernes 16 y sábado 17 en Brasil para intentar buscar mecanismos de cooperación en el escándalo internacional de la Operación Lava Jato, que involucra el pago de sobornos confesados por la empresa Odebrecht en América Latina, el Caribe y África.
“Estamos buscando puntos de cooperación acelerados entre las fiscalías y cómo hacer que Brasil responda más rápidamente ante los pedidos de otras naciones”, dijo un vocero del fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, coordinador del encuentro,
Janot tiene en sus manos la delación de 77 ejecutivos de la empresa de ingeniería Odebrecht, que hicieron acuerdos con las autoridades de Brasil, Estados Unidos y Suiza para delatar sus delitos e indicar a los funcionarios públicos de una decena de países a los que se le habrían pagado sobornos o ventajas para obtener contratos de obra pública.
En total, el Departamento de Justicia estadounidense informó que Odebrecht confesó haber pagado un total de 1.000 millones de dólares de sobornos por obra pública de gran porte en los últimos 16 años en 12 países.
Además de Argentina y Brasil, participan en el encuentro representantes de los ministerios públicos de Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana y Venezuela. Habían sido invitados y no participaron fiscales de Antigua y Barbuda -donde Odebrecht adquirió un banco-, Mozambique, El Salvador y Guatemala.
En ese marco, el fiscal Janot se reunió este viernes con el presidente Michel Temer en el Palacio del Planalto, para que el Poder Ejecutivo acelere el envío de un acuerdo de cooperación con Suiza para que el país europeo envíe información sobre cuentas secretas en ese país, utilizadas supuestamente para ocultar dinero de la corrupción de la red llamada “Petrolao”.
No es únicamente Odebrecht que aparece involucrada en el capítulo internacional del “Petrolao”, sino también otras empresas constructoras, como OAS.
El fiscal general brasileño debe decidir si realiza acusaciones ante el Supremo Tribunal Federal contra las decenas de funcionarios incluidos en la delación premiada de Odebrecht, entre ellos el propio presidente Temer, citado por un ejecutivo de pedir dinero a la empresa de ingeniería más grande de América Latina para una campaña electoral.
En el marco de la Operación Lava Jato, el juez instructor del caso en el Supremo Tribunal Federal, Edson Fachin, ordenó este viernes el allanamiento en propiedades vinculadas a dos dirigentes del PMDB de Temer, el ex gobernador del estado amazónico de Pará Jader Barbalho y el senador Edson Lobao, ex ministro de Energía.
Ambos fueron ministros del gabinete de Dilma Rousseff como parte de la coalición oficialista de entonces y están sospechados -a raíz de la confesión de Sergio Machado, un delator del PMDB ex presidente de la estatal Transpetro- de recibir 1% de coimas por la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte, en la Amazonía, la tercera central energética de su tipo del mundo, detrás de Itaipú y la china Tres Gargantas.
Lobao, dirigente del PMDB, encabeza la comisión del Senado que debe interpelar al candidato a la corte y ministro de Justicia de Temer, Alexandre de Moraes, quien será el revisor de la causa de la Operación Lava Jato en el máximo tribunal.
En la región, las derivaciones de los pagos de Odebrecht para lograr obras derivó en resonantes causas principalmente en Colombia, donde aparece señalado el ex candidato uribista Iván Zuluaga; Perú, donde hay orden de detención contra el ex mandatario Alejandro Toledo y Panamá, donde el caso apunta al ex mandatario Ricardo Martinelli y sus hijos.

Agregue un comentario

%d bloggers like this: