Hoy los padres traspasaron la educacion de sus hijos a los abuelos o a terceras personas

Father comforts a sad child

Sumados la falta de tiempo de los padres y la facilidad de los niños y jóvenes para estar navegando en el internet, se ha creado una situación por demás desafiadora para toda la sociedad, pues está comprobado que los jóvenes al estar cada vez más tiempo “conectados” con el ciberespacio, se van “desconectando” cada vez más de la realidad, muchas veces olvidando que son parte de una sociedad que necesita de ellos.
Hoy mientras los padres están preocupados por las responsabilidades del trabajo, las finanzas, los compromisos sociales y una que otra eventualidad que los hace llegar cansados, y sin paciencia, sus hijos pasan horas y horas “enchufados” en las redes sociales a través del internet, los celulares y uno que otro aparato que les permita acceder a todo tipo de información, generándose una preocupante situación que de manera sistemática está quebrando la estrecha relación no solo existente entre padres e hijos y viceversa, sino también con las personas de su más cercano entorno.
Desde hace ya buen tiempo la educación de los hijos ha sido trasferida para la escuela, prácticamente “tercerizaron” su educación traspasándoselas a los abuelos los tíos, alguna institución social e incluso a su personal de servicio de la casa (empleadas del hogar) que por más cariño que les tengan a los niños no se dan abasto para cuidar de ellos de la forma más correcta. Lo peor es otras veces los padres descuidan o desconocen de las relaciones de sus hijos con personas desconocidas, muchísimas de ellas provistas de las peores intenciones, gente que está al acecho de menores desconcertados y sin al amparo de sus padres, con el fin de perjudicarlos..
Podemos encontrar casos recientes donde miles de jóvenes desconcertados, distanciados de sus padres, solicitan ayuda a través de la web en sitios que estimulan al suicidio o la autodestrucción, sin descontar que pueden relacionarse con personas que los introducen en el submundo de las drogas, el alcohol o la prostitución, entre otras aberración.
Lo peor de todo esto es que los padres de familia tratando de “disculparse” ante sus hijos por la falta de atención hacia ellos, los “compensan” permitiéndoles el libre albedrío en sus relaciones sociales, haciendo de la vista gorda cuando estos hacen algo por lo que debían ser amonestados, o comprándoles costosos presentes para que estos no se molesten con ellos por no estar juntos en casa.
Debe tenerse en cuenta que los muchachos muchas veces no conocen los límites por eso los padres deben estar atentos para ver si es una necesidad o simplemente un capricho. Si se trata de un capricho tengamos mucho cuidado porque darle todo lo que desee le dará una idea equivocada de la vida, lo que a la larga le acarreará serios problemas, como no aprender a resolver sus conflictos entre otros inconvenientes que seguramente se le presentarán cuando este sea adulto.
Seamos firmes y eduquemos a nuestros hijos dentro de unos valores de respeto hacia todos los integrantes no solo de su hogar sino también de toda la sociedad y tenga la seguridad que después de unos años usted se sentirá orgulloso y la sociedad se lo agradecerá.

 

 

Periodista: Roberto Revoredo Castro

Agregue un comentario


ALIADOS:  » Flavio Pereira   » José Fuertes   » Lima Norte   » APLN