• impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com
    impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com impressorbraziliense.com

    impressorbraziliense.com

  • María Rosa Sandoval (1894-1918)

    María Rosa Sandoval nació en Ascope, en 1894,un pueblo costero en el departamento de La libertad. Fue hermana de Francisco Sandoval (1902-1960), poeta que integró el denominado grupo “El Norte”.
    En 1915 conoció al joven poeta César Vallejo en una pequeña biblioteca en donde ella trabajaba. María Rosa lo había visto leer el poema “América Latina”, que César Vallejo no conservó entre sus archivos.
    La familia –los tíos que la criaron– pues era huérfana, prendieron fuego a sus libros, poemas, ropas y prendas cuando se enteraron de que había contraído la tuberculosis, una enfermedad que la obligó a romper la relación que había iniciado con el vate santiaguino en Trujillo. Ellos viajaban muy unidos, asistían a veladas y recitales, estaban bastante enamorados y embriagados de poesía. Fue aquella una relación seria, intensa, compulsiva.
    Era María Rosa Sandoval una muchacha encantadora, poseía un espíritu superior, un alma refinada y cultivada. Cuando César Vallejo y María Rosa Sandoval salían juntos, la magia del amor corría ardiente por su corazón.
    Más de diez meses cabalgaron por los mismos caminos, y César escribió los famosos versos de El poeta a su amada, uno de los más bellos poemas de amor en lengua castellana.
    La tuberculosis se intensificó en el joven cuerpo de ella, que por amor renunció a él y se internó en un pueblo andino en su afán de sobrevivir a la enfermedad que la amenazaba. César Vallejo la buscó desesperado caserío por caserío, mas la búsqueda resultó inútil. Nunca más volvió a saber de ella.
    María Rosa Sandoval, muere el 10 de febrero de 1918.
    La tuberculosis la mató a los veinticuatro años de edad. Vallejo, ya en Lima, recibió la noticia como un puñal y escribió:

    “Dios mío, estoy llorando el ser que vivo,
    me pesa haber tomado de tu pan;
    pero este pobre barro pensativo 
    no es costra fermentada en tu costado:
    Tú no tienes Marías que se van!”

     (Libro de poemas: “Por los caminos de César Vallejo” de Carlos Alfonso Rodríguez.

     

    Agregue un comentario