Qué esperar del “posmodernismo” – en pocas líneas.

Difícil para mí, hablar de posmodernidad, pues la veo con “dos ojos”: uno, de inmediato, ve deconstrucción y conflicto; otro, la tiene como un mal necesario que, a muy largo y atribulado plazo, traerá evolución al ‘humano-conductual’.
Pero… Veamos…
– Cómo reaccionaría si supiera que todo lo que oyó desde la primera infancia, o estudió en los años subsiguientes, hasta los días de hoy, no es más que una conjetura?
Ciertamente perdería el suelo, como sucede con la gran mayoría, aunque no se dan cuenta. Vivimos hoy, tiempos donde la postura austera roe, cediendo lugar a tantas otras, cuántos son los prismas de observación.
Son interpretaciones individuales, generando múltiples realidades – universos asimétricos, entre sí, y poco dispuestos a interactuar coherentemente.
Siendo ésta una de las pocas verdades que el postmodernismo nos permite admitir al unísono, sorprendente sería interactuar pacíficamente – humanos y humanos, naciones y naciones. Somos movidos por el ego y por la pasión, y lucharemos hasta morir en defensa de nuestros dictámenes y constataciones, ante cualquier abordaje.
El utópico “futuro cierto”, basado en una lógica “lobotomizadora”, de concepción “ciclópea”’, que desde los inicios fue insertado en nuestra formación, es extraído a fórceps por la ruina de una verdad, hasta entonces, suprema, substituida por las posturas múltiples, que se evidencian con ímpetu irreverente.
Quizá, de este caos instaurado por la desestabilización de la sociedad debido a la ruina de sus principios (explícitamente totalitarios), resurgiremos, cuál ‘Phoenix’ de las cenizas, imbuidos de indulgencia – tolerantes a las posturas ajenas, y que así podamos construir una narrativa que resista, con premisa de paz, hasta la próxima edad – cuando seguramente tendrá sus preceptos arruinados, leídos como paradójicos, ya que en el ojo del hombre, sólo cabe un panorama a la vez.
Un humano, puede pactar con el todo, pero si éste lo refleja por entero, en un solo prisma, saciando sus intereses – de lo contrario, intentará eliminarlo
Por lo tanto, desde mi punto de vista, mañana la posmodernidad representará, para la historia, nada más que la manifestación de los hombres a los hombres; la humanidad en su forma monstruosa, forjada por el salvajismo del universo capitalista caníbal y egocéntrico.

(Por: Denise Avila / Porto Alegre – Brasil)
Foto: A vinha encarnada, de Vincent van Gogh

Agregue un comentario


ALIADOS:  » Flavio Pereira   » José Fuertes   » Lima Norte   » APLN